martes, 20 de diciembre de 2011

¿Por qué?


No puedo seguir así. No puedo seguir evitando lo que sabía que tarde o temprano debía pasar. La cabeza me da vueltas, todo me marea y tengo ganas de gritar, de llorar, de besarte…
¿Por qué le hago daño a la persona que más quiero?
Aunque sé que no te importo tanto como para hacer algo más que preguntar. Y la verdad es que ya no sé que siento, necesito aire, pero parece que estas paredes me ahogan. Salgo fuera y tomo aire, y cuando me giro te veo. Necesito un abrazo pero no me atrevo a pedírtelo, sé que no soy la merecedora de ellos. No has sido la mejor persona del mundo, y yo tampoco, pero para mí…
 Tienes esa virtud de hacerme sentir única, de hacerme sentir especial que nadie más consigue. No quiero sentir nada, pero tú no pones las cosas fáciles. ¿Por qué eres tan difícil de olvidar? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario