domingo, 12 de mayo de 2013

Aún te recuerdo

Ojala pudiera hacer que volvieras, tan solo un momento. Te echo de menos, aunque no soy la única. Todo ha cambiado desde que te marchaste, todos hemos cambiado. Te fuiste demasiado rápido, sin despedidas ni abrazos, solo lágrimas y dolor. Un dolor tan profundo que ni siquiera arrancándome el corazón se habría marchado. Ya no soy nada, no soy la que recuerdas. Me miro al espejo y solo encuentro lo que me falta, creo que nunca volveré a ver mi reflejo completo. ¿Por qué duele tanto?
Yo… yo… ya no sé quién soy,  parece que nada tiene sentido sin ti. Esto es una locura, siempre he estado ahí, apoyándote, llorando contigo, en lo bueno y en lo malo. ¿Y que me queda ahora?
Una consola con dos mandos, una foto de las últimas vacaciones y miles de recuerdos que nunca podré sacar de mi mente, quizá sea esto todo lo que me quede de ti, pero eso no significa nada porque tú ya no estas para darles sentido.
Te odio por hacerme sentir así, por haberte ido y haberme dejado aquí, por haber hecho que todo este dolor se quede conmigo.  ¿Cuándo va a terminar todo esto?
Todo me recuerda a ti, miro hacia la derecha y te veo sentado en la cama, con todos tus libros rodeándote, creando tu fuerte, miro a la izquierda y te escucho hablarme sobre tu nueva novela y sobre lo mucho que me va a sorprender, miro atrás y me encuentro con tu sonrisa, brillante, y sincera, solo mía, recuerdo el sonido de tu risa y las arrugas de tus ojos al sentir aquellos minutos de felicidad, pero miro hacia delante y solo puedo llorar, todo se ha vuelto oscuro y duele, mucho, ya no te veo con tus libros ni te oigo reírte. Ya no siento el calor de aquellos besos, solo vacío y frío, un frío aterrador que significa soledad. No quiero mirar adelante, pero no puedo quedarme aquí sentada recordando que ya no volverás, pero te necesito.
Intentar dejar de sufrir por lo ocurrido agachando la cabeza y llorando en silencio, eso es lo que hago. Quiero recordarte por lo que eras, una persona a la que quise, mucho.
Imagino que todo esto ha sido una despedida, aunque tan solo es una coma en medio de esta historia, el punto final lo pondrá el destino con su beso final. 

viernes, 10 de mayo de 2013

Nunca dejé de quererte


La tormenta ha terminado, pero la radio sigue sonando. Tu voz continúa llenando los espacios blancos entre nosotros, igual que años atrás. Paramos nuestra relación hace años y hoy, aquí encerrados, todo parece haber vuelto a aquel momento, pero en cambio tú y yo sabemos que nada es igual, solo somos dos viejos conocidos, no somos los mismos y nunca lo seremos.
Recordamos lo pasado, la tormenta que nos hacía prisioneros dentro de aquel apartamento ya ha pasado, pero no importa, nada importa, en este momento solo existimos tú y yo.
La radio se apaga y el silencio reina por un momento, adueñándose de todas nuestras palabras.
- Ven, déjame enseñarte algo 
Te sigo sin dudar. Me siento segura a tu lado
- Que misterioso…
Te acercas al piano y lo miras con pasión, con la mirada de alguien enamorado de lo que hace. Siempre has amado la música. Nunca podré olvidar aquel día de noviembre bailando al viejo estilo de jazz, éramos tan felices…  Te sientas en la banqueta y comienzas a tocar.
- Cuando te marchaste, mi único consuelo fue tocar, la música salvo la vida que tú te llevaste. 
Tu voz suena como si fuera la canción que faltaba en la melodía, no puedo hacer nada, las sensaciones y los sentimientos me superan en este momento. Me dejo caer hasta quedar sentada en el suelo, sufriendo al ritmo de la melodía y llorando sin soltar una lagrima. La situación me supera…  Tú finges estar solo en la habitación, sigues tocando el piano hasta que la melodía cesa de una manera violenta. Te giras y me miras, las lágrimas corren por tus mejillas, y las mías me ahogan.
- ¡Fuiste tan injusta! ¿Cómo pudiste pensar que en siquiera un maldito segundo de mi vida deje de pensar en ti? Dejar de quererte es imposible.
- Yo… yo… Fui idiota, no sabía lo que perdía, si hubiera sabido lo que sé ahora… Todo hubiera sido diferente, pensaba que no me querías, que solo era un juego para ti, ahora sé que estaba equivocada.
- No me importa el pasado. He querido decirte desde aquel momento dos palabras a las que no supe contestar hasta que te marchaste.
- ¿Qué palabras? Digo mientras me limpio los ojos con la manga del jersey.
Levantas mi cara y me miras a los ojos.
- Te quiero, te quiero desde el día que me tiraste aquel batido a la cabeza, te quise aquel día que criticaste mi música, incluso te quise aquel día que me rompiste el corazón. He tenido toda mi vida para olvidarte y no creas que no lo he intentado pero… Es imposible.
- No sé qué decir… Estoy algo asustada, ha vuelto todo lo que sentía por ti, solo que ahora sé que es verdad que me quieres.
- Dios, sí. Megan, sabes que sí, ahora… Me iría contigo a la otra punta del mundo, te buscaría en el mismo infierno si fuera necesario. Quiero pasar cada uno de mis días contigo, siempre. ¿Quieres casarte conmigo? -Dices sin pensar.
- ¿Así? ¿De repente?
- ¿De repente? Llevo toda la vida buscando la fuerza para decirte que te quiero, acéptame por favor.
- Claro que te acepto. Te quiero.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Los cuatro tronos - Lesley Livingston

Titulo original: Darklight
Autor: Lesley Livingston
Saga: Wondrous Strange #02
Editorial: Viceversa
Año: 2010
Precio: 18'50
Páginas: 320

Sinopsis:
"Los duendes no mienten... ¿o tal vez sí? 
Muchas cosas han cambiado desde el otoño, cuando Kelley Winslow supo que era una princesa del reino de las hadas y se enamoró de Sonny Flannery, miembro de la guardia del rey del Invierno. Kelley sigue en Nueva York, donde ensaya Romeo y Julieta. Con cada beso que recibe en el escenario aumenta su nostalgia, pues Sonny tuvo que regresar al Otro Mundo. 
En una de sus visitas a Central Park, Kelley logra cruzar ese umbral, pero el feliz reencuentro con Sonny quedará interrumpido. Una magia oculta y muy antigua ha renacido, y un nuevo y peligroso enemigo está dispuesto a arriesgarlo todo con el fin de recobrar ese poder. Kelley y Sonny se verán atrapados en una maraña de engaños y dudosas lealtades, y deberán andar con cuidado, pues cada nuevo movimiento puede derrocar un reino... o separarlos para siempre."

Opinion personal:
Esta es la segunda parte de la novena noche. Tal y como termina la anterior novela de la saga empieza esta. Sonny ha marchado al Otro mundo Mundo y Kelley ha comenzado a ensayar una nueva obra de teatro, Romeo y Julieta. Han pasado seis meses entre los dos libros, y parece que los personajes han cambiado de manera bastante radical, aunque en realidad todo lo hace. Sí que es cierto que sigue la trama inicial, respecto a todo lo de que la chica quiere conseguir, estar con él. Este libro se me ha hecho bastante ameno, aunque en algunas partes se me pasaban demasiado lentas. Su manera de estar relatado sigue siendo como el anterior, en tercera persona, de manera fácil, sencilla, aunque a veces algo pesada. Una de sus cosas malas es la traducción, sigue siendo igual que en el anterior. En esta novela se les da más importancia a depende que personajes, que en el primero eran segundarios, mientras que a otros se les quita, se les da un poco mas de relevancia al personaje de Fennrys el Lobo, pero se le quita a Maddox, ambos personajes son realmente geniales a su manera. Aparecen nuevos personajes, y distintos tipos de criaturas perdidas del Otro Mundo.

Personajes:
Los personajes principales han cambiado mucho, la Cacería Salvaje los ha transformado en personas distintas, un poco menos piadosos y quizá más arriesgados pero aun así siguen siendo los mismos que nos enamoraron la primera vez. Algo que no me ha entusiasmado demasiado de estos cambios ha sido que Kelley no ha cambiado las cosas malas que no me gustaron al principio, pero supongo que no puede ser perfecta  ¿no? Bueno si, se ha vuelto un poco más oscura, cosa que hace que me guste mucho más que en el primer libro. Sonny por su parte cada vez se acerca más al mundo de los duendes, pero no como jano si no como una persona enamorada de uno de ellos. El amor que se profesan estos personajes sigue siendo adorable, lleno de realismo (pequeñas peleas y discusiones tontas) pero sobre todo lleno de fuerza, es uno de estos amores que se fan forjando poco a poco, aunque la atracción fuera instantánea. Fennrys el Lobo, consigue mucho más protagonismo del que tiene en el primer libro. Es un personaje que me sorprendió muchísimo, nunca pensé que pudiera llegar a ser importante para la trama, ni siquiera lo consideraba realmente un buen personaje (pero claro solo sale en un par de ocasiones). Durante el libro, el Lobo se va acercando a Kelley, ¿Con intención de ser su amigo o algo más?
Maddox, como ya he repetido varias veces, es un personaje increíble al que se le resta demasiada importancia. Sonny está en el Otro Mundo y Kelley no tiene demasiada relación con él, cosa que me parece una pena.

Libro anterior:

Valoración general:
Merece la pena seguir con la saga, la pena es que la traducción sea algo mala, pero por lo demás es muy bueno.

Mi puntuación es de... 4/5

viernes, 3 de mayo de 2013

¡Mega sorteo 500 seguidores!

El blog pasión literaria ya ha conseguido 500 seguidores, ¡FELICIDADES!
Y con motivo de todo esto, ha decidido hacer un concurso con libros de:
¡Cazadores de Sombras!

Tenéis tiempo hasta el 31 de Mayo. ¿A que estáis esperando?

miércoles, 1 de mayo de 2013

Quiero saber que lo que tenemos es real

- Nunca me has dicho lo que sientes por mí.
- No creí que fuera necesario.
- No lo es, pero quiero saberlo.
-No me parece importante.
- Para mí lo es. ¿Quién soy para ti Christian?
- Eres todo lo que necesito, todo lo que quiero y todo lo que tengo.
- ¿Es tu manera de decirme que me quieres?
- Abril, es mucho más que eso, pero sabes que no puedo decirlo.
- ¿De qué tienes miedo, Christian?
- De ti, me haces temblar, y nada más verte ya quiero besarte. Tengo miedo, sí, de que te marches.
- Te prometí que no me iría, sabes que estoy enamorada de ti.
- Las promesas se rompen y los sentimientos cambian.
- Los míos no lo harán, pero Christian necesito que lo digas, entonces se hará real.
- Abril sabes que soy un niño en un juego de adultos. Puedo decirlo, pero después te marcharas y me harás daño.
- No te dejare, te quiero.
(Christian baja los ojos y coge a Abril de las manos, levanta la mirada hacia la de ella)
- Te… Te quiero, Abril.
- Gracias (dice mientras le besa, los dos sonríen y dejan de ser conscientes del paso del tiempo perdidos en los brazos del otro).