lunes, 31 de diciembre de 2012

Año nuevo, capitulo nuevo


El año termina y con el debemos cerrar la lista de propósitos y comenzar una nueva. De todos los que hay escritos, seguramente alguno se haya quedado olvidado.
Besar a un chico, enamorarte, tener una bici nueva, conseguir sonreírte en el espejo…
Alguna de las notas que tomaste se te olvidaron.
Cierras capítulos y dejas atrás las cosas que no te permiten avanzar, incluso si son personas no importa.
Te despides de la gente que dejas atrás y olvidas todo aquello que no te sirva para sonreír. Perdonas los errores y respiras aire limpio.
Empiezas una nueva vida con la gente que ha permanecido a tu lado, sonriendo y con la cabeza bien alta. Quedan las horas justas para volver a empezar.

Parejas terminan y otras empiezan, algunas se prometen para toda la vida y otras deciden alejarse. Amigos que se sonríen después de mucho tiempo y otros que se olvidan en el tiempo. Lágrimas que olvidamos y sonrisas que recordamos. Abrazos que deseamos y besos que damos. Todo se vuelve de diferente forma y color. Todo se olvida y se sigue adelante, porque de eso se trata empezar algo nuevo. De ser mejor persona y seguir adelante con lo mejor que te ha pasado en todo el tiempo pasado. 

sábado, 29 de diciembre de 2012

No te quiero


Cariño, te lo escribo desde aquí porque decirlo a la cara es admitir que no soy quien tú creías. Sabes que nunca he sido alguien que se mueva con el corazón y que soy alguien frío  nunca me he mostrado como otra persona, te he enseñado quien soy pero te he engañado de la peor manera posible, a ti y a mí misma.
¿Cuánto llevamos juntos, un año verdad? Pues llevo un año inventándome todo tipo de excusas sin saber que confundía el amor que sentía con el miedo a la soledad.  
No puedo decir que me arrepienta, todo este tiempo a tu lado ha sido genial, pero nunca te he podido corresponder aquel te quiero. Me atraes y tienes la sonrisa más bonita que he visto en mi vida, pero creo que busco otra cosa. Fue bonito mientras duro, pero ya se terminó, como toda mascara o te la arrancan o se cae por su propio peso.
Nunca te he mentido, porque nunca te he dicho algo que no sentía, y tampoco he fingido ser alguien que no era, simplemente he omitido parte de la verdad.

Siento no haberte podido dar lo que tú me has dado a mí, pero este año contigo no lo cambiaría por nada. 

viernes, 28 de diciembre de 2012

Repítelo, por favor


+ Fue culpa tuya, te llevaste todo lo que me importaba.
- ¡Yo no hice nada!
+ Cambiaste (Dice mientras baja la cabeza)
- Todo cambio (Le levanta la cabeza con las manos, para que pueda mirarlo a los ojos)
+ Yo no lo hice, seguía esperándote en la cafetería de la esquina a las 7 y te buscaba con la mirada, hasta que comenzaba a llorar al no verte.
- Lo nuestro nunca acabo, yo… yo…
+ ¿Tu qué? Dijiste que sí, que yo no era nadie para ti, que solo me utilizaste por despecho.
- Cuando paso todo esto… yo era un crío  no sabía lo que quería… y cuando me di cuenta de que sentía algo por ti, tuve miedo. Soy un cobarde.
+ Tienes razón, lo eres. Pero no entiendo que es lo que me quieres decir, has dicho que lo nuestro no ha acabado pero hablas en pasado.
- Ya no más. Te estoy intentado decir que te quiero, que no he podido olvidar tus tortitas quemadas, que echo de menos tu olor a cacharel, que las fiestas no han sido lo mismo sin tu risa y que no ha pasado una sola noche sin que mi cama se acuerde de ti. Te intento decir que he sido un cobarde, y un idiota, que he tardado demasiado y que quiero que me des otra oportunidad.
+ Repítelo, por favor.
- ¿El qué?
+ Repíteme que me quieres, dime que esta vez es de verdad y que es real. Porque ya te perdí una vez y no puedo volver a pasar por ello.
 - ¡Te quiero, te quiero, te quiero! (El chico abre la ventana y grita al viento). ¡Amo a Light Legendre y quiero casarme con ella!
+ (Corre y va tras él, le agarra del cuello de la camisa y le besa) Evan Ashby, solo has necesitado dos años. Respecto a eso de casarnos, si, aunque a mí me basta con que no te vayas de mi lado. Te quiero.

Los besos llenaron la habitación y la ropa fue creando el camino hacia el amor. 

3 años...


Hace ya 3 años que te marchaste. Es irónico, nunca te conocí y te echo de menos.
Eras grande, ERES grande, porque alguien como tú, lo que representabas no se puede olvidar.
Cada canción hace que te recordemos. El único homenaje posible es escuchar tu música, y no olvidar tu nombre.


James Owen Sullivan (28-12-2009)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Tu silla vacía...


He vuelto a recordarte. Hace ya varios meses que te fuiste y aunque no sentí tu perdida en mi día a día, al mirar atrás y recordar estos veranos…
 La televisión a toda pastilla, el olor a comida y tu sombra en la pared, eso es todo lo que quiero recordar. Quiero poder recordar tu sonrisa, tu forma de sentarte, el sonido de tu voz y tu manera de mirarme. Sé que por mucho que mire a mis lados no estarás,  que ya nunca me preguntaras por mis notas, ni me dirás lo guapa y grande que estoy.
Quiero volver a sentir tus manos sobre las mías, y ver tu sonrisa, aquella que decía, “no importa lo que pase, siempre estaré aquí”.
Quiero dejar de soñar que puedes volver a mí, para poder asumir que nunca más lo estarás…
Hoy vuelvo a mirar hacia tu silla vacía, y mil recuerdos cruzan mi mente como si de estrellas fugaces se tratara. Y aunque hay algo que esta vacío dentro de mí, no puedo evitar sonreír ante cada uno de tus recuerdos.

Cuando alguien se va de tu vida, te das cuenta de lo mucho que te importa esa persona y aunque parezca extraño solo te acuerdas de los buenos momentos, los malos los ves como cosas buenas también y las echas de menos, echas de menos hasta las peleas…       

lunes, 24 de diciembre de 2012

Quiero...


Quiero sentir tus dedos en mi pelo y que tu voz me acaricie, quiero sentir que todo esta perdido y saber que estarás conmigo. Quiero girarme y que estés junto a mi. Quiero despertarme con tus besos y dormir al ritmo de los te quiero susurrados. Quiero poner la mano en tu pecho y sentir acelerarse tu corazón al acercarme. Quiero pensar en ti y dejar de llorar. Quiero tener tus abrazos a mí alrededor, y sentir tus manos enredadas en mi pelo. Quiero besar tus ojos cada mañana y sentir tus labios por mi cuello. Quiero esperar ansiosa las tardes en las que pueda verte, quiero llorar de felicidad al besarte, caerme y tropezar una vez y otra. Quiero que me mires a los ojos y me vea reflejada en ellos. Quiero dejar de soñar y empezar a vivir una vida juntos, una real. Quiero que me dediques canciones por las mañanas y que compongas versos con el sabor de mis labios. Quiero ser el motivo de cada sonrisa, quiero que te sientas orgulloso de mi y que nunca mires atrás. Quiero ser tu primera y única opción.
Yo… a cambio te prometo quererte como nunca nadie lo ha hecho jamás, prometo esperarte sin quejarme y llegar puntual a nuestras citas. Prometo sorprenderte en el momento más inesperado, prometo escribirte sonetos de amor y convertirte en el protagonista de todas mis historias de amor. Prometo soñar contigo, y besar tus labios con la pasión del primer día. Prometo estar siempre aguardando tu llegada y contar los segundos que estemos separados. Prometo echarte de menos y sonreírle a tu recuerdo. Prometo amarte en todas y cada una de las caras que me muestres y sonreír, sin poner medida al tiempo ni a la distancia.

Solo quiero saber que soy para ti todo lo que tú eres para mí. 

Frase: No esperes

No esperes a una vida mejor, sal y encuentrala. 

sábado, 22 de diciembre de 2012

No, ya no...


Quizá había pasado un año desde toda aquella catástrofe, desde aquel te quiero sin respuesta y aquella ridícula excusa, ¿recuerdas todo aquello?
Me entregue a ti, y tu hiciste como si nada, como si todo lo pasado fuera una vieja canción que solías cantar. Me hiciste daño, y tienes razón, tú fuiste el motivo de todos mis problemas durante mucho tiempo. Las noches se hacían largas llorando por todo lo que había pasado y por todo lo que pasaría sin ti, los días se hacían uno más angustioso que el anterior mientras esperaba a que me buscaras. Recordé cada uno de los abrazos que me diste, y renuncie lentamente al sabor de tus labios, canela y miel. Eché de menos ver el verde de tus ojos sobre los míos, y tus manos por mi pelo, revolviéndolo suavemente. Lamenté las veces que te dije que no y me culpé por todo lo ocurrido. Poco a poco fui abriendo los ojos, saliendo de casa y empezando a sonreír. El tiempo pasó y todo quedó atrás, formabas parte de un pasado que no quería volver a abrir.  
Después de tanto tiempo, me preguntaron si aún me importabas, un millón de recuerdos pasaron por mi mente y susurre…
“No, ya no…” 

He tenido un sueño...


+ ¿Cuánto hace que nos conocemos, un año, dos?
- Más o menos si, pero todo ha sido tan bonito desde entonces que me han parecido varios segundos.
+ Todavía recuerdo el olor de aquella tarde, era tan dulce como el chocolate. El aire era frio y todo estaba helado. Desde aquel día sueño que puedo volar, y que tu me coges de la mano, juntos recorremos todo el mundo y justo en el momento en que me sueltas el cielo se vuelve negro y empieza a llover.
- Nunca dejare que eso pase, no puedo soltarte la mano.
+ ¿Por qué no puedes?
- No puedo porque entre ellas sujetamos lo nuestro. Si tú te caes yo me caigo contigo y nos levantamos juntos, si sonríes lo haremos los dos, si lloras también lo haremos juntos. Todo lo que lleve un nosotros, está bien. Todo lo que quiero es verte feliz, si tu lo eres yo también.
+ Nada nos puede pasar juntos ¿verdad?
- Solo puede pasar algo bonito, tan bonito y perfecto como un beso.