domingo, 12 de julio de 2015

¿Me lo prometes?


No me dejes. Prometemelo. Que no te iras, es sencillo o eso creo.

Hace ya días que tu recuerdo parece seguirme en las calles. ¿Sabes eso que dicen de que cuanto menos lo buscas antes lo encuentras? Pues parece ser verdad.
Tú que revolucionaste mi vida, la estrujaste, la elevaste y después la dejaste caer. Y yo que tanto amo las olas en calma de mi monotonía. Y tanto nos empeñamos en enseñar a volar a quien no puede que al final hasta los pájaros se cansaron de ayudarnos. Y te fuiste. Desapareciste,. Como si nunca hubiera pasado nada. Como si aquel 5 de diciembre no te hubieras cruzado en mi vida.

Todavía lo recuerdo, hacía frío fuera pero allí dentro de ese lugar sin nombre no hacía nada más que calor. Tanta gente moviendose a su propio compás pero todos al mismo momento. Recuerdo necesitar aire, y salir a respirar, y ahí estabas. Sentado con tus amigos, con cara de aburrido, ellos fumaban y reían y tú solo querías volver allí dentro. 10 minutos después volvía a entrar, ir en tirantes en la calle no había sido una buena idea. Le supliqué a mi mejor amiga que me acompañara dentro, necesitaba ir al baño y las puertas no cierran nunca, y te levantaste, "yo también voy dentro" dijiste y sin más volviste tras nosotros. Al salir de aquel lavabo, estabas esperándome. Yo aún no lo sabía pero realmente era así, ¿verdad?

Enseguida volví a meterme entre la multitud, y sin darme cuenta ya estábamos bailando otra vez. Tus manos dibujaron círculos en el aire hasta pararse en mis caderas, pero estaba tan absorta por la música que ni me di cuenta. Bastó una mirada complice con mi mejor amiga, aquello no iba a acabar bien, o quizá si.. Se marchó. Nos dejó solos.
Cambio de canción, el mundo girando y nosotros a nuestro ritmo. Teníamos toda la noche o al menos hasta que uno dijera ya no más.
Recuerdo el calor de tu cuerpo, como todo lo que sonaba a nuestro alrededor dejo de sonar en el mismo momento en que tus labios encontraron el hueco de mi cuello y decidieron investigar. Me giré y te miré a los ojos. No puedo decir que fue antes, si tus manos por mi espalda o nuestras bocas unidas, pero dudo que realmente importe. Juro que mi tiempo y el tuyo se fundieron hasta dejar de existir o eso creí en aquel momento.

Hoy me acuerdo de todo, y desde la soledad que me abraza sonrío al pensar como he idealizado todo aquello. Aquello que solo fueron unos besos en una discoteca, pero aquello que volvería a repetir.

Besos vacíos que llenamos de recuerdos.

Pensándolo mejor, tal vez sea mejor que te marches. Haz tu vida en otro lugar, con otras caras, otro ritmo y otros besos. Vive la vida que aquí nunca pudiste o nunca te permitiste. Márchate lejos y no vuelvas. No me hagas más daño.

Prometemelo. Prométeme que esta vez será para siempre.

domingo, 5 de julio de 2015

Sígueme la corriente - Megan Maxwell

Título original: Sígueme la corriente
Autor: Megan Maxwell
Saga: Autoconclusivo.
Editorial: Esencia.
Paginas:496
Año: 2015
Precio:15.90

Sinopsis:
Tony Ferrasa es un guapo, adinerado y exitoso compositor de música puertorriqueño. No hay mujer que se le resista y que olvide con facilidad su mirada verde y leonina.
Ruth es una joven que con apenas veinte años tuvo que hacerse cargo de su hermana recién nacida y de un hermano delincuente. Cuando parece que por fin consigue encauzar su vida, se queda embarazada y su pareja acaba abandonándola. Para sacar adelante a su familia acepta cualquier trabajo digno que se le presente, por lo que Tony y Ruth acaban conociéndose en una fiesta en la que ella sirve como camarera. A partir de entonces, como el destino es tan caprichoso, se encuentran en diversas ocasiones, y a pesar del interés que él le demuestra, ella se mantiene fría e indiferente. Poco a poco ambos se van enganchando a una no-relación que acaba por desvelarles que lo que sienten el uno por el otro es mucho más intenso de lo que están dispuestos a admitir. Intentan alejarse, pero cuanto más empeño ponen en ello, menos lo consiguen y más fuerte se hace la atracción.

Opinión personal:
Tenía miedo de leer este libro, porque realmente no sabía que me iba a encontrar en el, pero a la vez tenía la esperanza de que fuera como Sorpréndeme, que surgió de la misma manera con otra saga de la autora, es decir, que fue una especie de precuela o libro extra.Y como sabéis me encantó.
En esta novela he encontrado todo lo que encontré en la saga Adivina quien soy, aunque en menor medida.

Ruth es la protagonista de esta historia. Es una mujer peculiar, en el sentido de que tiene el pelo de colores y es camarera en todos los sitios que parece posible. La chica tiene como 3 trabajos que ocupan gran parte de su tiempo, y el poco que tiene libre lo dedica a esas 3 fieras que le esperan en casa, ya que pese a ser muy joven, solo tiene unos 30 años, ya es madre de tres niños pequeños que la necesitan a tiempo completo y a los que debe sacar adelante.
Tony es el mediano de los hermanos Ferrasa. Como su hermano mayor y su madre, se dedica al negocio de la música, es uno de los compositores más cotizados e importantes de la zona. Su vida es de ensueño. Es guapo, rico y tiene a todas las mujeres que desea en su cama, por lo que aparentemente su vida es perfecta. Y así lo siente él, hasta que se cruza con Ruth en una fiesta y toda su vida cambia.
De estos dos personajes puedo decir que me ha sorprendido la fortaleza de Ruth, como lucha por sus niños y como no se deja engañar por nadie, siempre sabiendo que es lo que quiere. Tony por otro lado es el hombre con que todas soñamos, guapo, atento y siempre dispuesto a ayudar y proteger a los pequeños. Es un chico que da un gran cambio durante la trama, te lo presentan como alguien ordenado y tranquilo, con una vida en la que no entra el caos, pero que poco a poco ves como una vez Ruth entra en su vida, ese caos parece perseguirle y termina pillandole cariño y amor.
Me ha gustado reencontrarme con los personajes que ya conocía, y que Megan haya añadido a Manuel y David, que de verdad son adorables y me encantan. Los gemelos son simplemente amor, de verdad, y Jenny pese a que no terminaba de aceptarla, también es buena niña.

La novela está escrita con el tono sencillo y ameno al que nos tiene acostumbrados Megan, por lo que la historia no se hace pesa ni aburrida. Pero si es cierto que no es su mejor novela.
Sabiendo que era de la saga de Adivina quien soy, que los protagonistas tienen relación entre ellos pensé que me encontraría algo bastante parecido, en cambio, me encontré con una novela que yo no catalogaría de erótica, tiene escenas de sexo si, pero no son tan detalladas como en la saga u otras muchas de sus novelas.
Respecto a la trama, en algunos momentos me parecía que era demasiado predecible, pese a que eso no hacía que quisiera dejar el libro como me podría haber pasado con otro.
Como comentario general podría decir que me ha gustado, pese a no ser la mejor de sus novelas, ni sus mejores personajes, pero están bien y les pillas cariño.



Mi puntuación es de 3'5/5

~Gracias a la editorial por el ejemplar~