domingo, 28 de junio de 2015

Donde acaban estas sabanas...

Su cuerpo se balanceaba con el sonido de la música. Cada paso que ella daba hacia atrás mis sentimientos los daban hacia delante. Vestida con esa camisa robada de mi armario y medio desabrochada, mostrando sin pudor ninguno ese sujetador de encaje que me hace dejar de ser persona. Se mueve libre, con sus pequeñas carcajadas acompañando los acordes de la melodía, "Love never felt so good" nunca ha sonado mejor a cuando ella la canta suavemente en mi oído. Una balada nunca había sido romántica hasta que sus letras fueron entonadas por una bella mujer.
Me acelera la respiración cada vez que hace ese suave movimiento de caderas, pero es que en este momento juro que de ella pende mi vida. Se da media vuelta y sin vergüenza alguna, deja caer de manera sensual la camisa que la cubre. Me provoca y lo sabe, pequeña sinvergüenza.
La cojo de las caderas y la arrastro a mi cama. Aquí solo mandamos nosotros, y lo sabe, eso le gusta. El espacio se acorta y ya nada nos separa, ni siquiera el aire se atreve a soplar. La magia del momento me atrapa como nada antes había podido hacerlo.
Pero recuerdo que solo somos esto, que nuestra pequeña relación acaba donde terminan estas sabanas y que fuera de esta habitación ella nunca sera mía.
Me hago el valiente y la invito a pasar la noche, me recuerda nuestro trato y empieza de besarme el cuello.
Prefiero una media verdad o una mentira bien contada a perderme uno solo de esos besos.
Me pregunto en que momento empezó todo esto, pero la única respuesta que consigo darme es que estaré aquí el tiempo que me deje estar, porque estas sabanas revueltas son para mi el mejor de los remedios. Así que ven aquí pequeña sinvergüenza que voy a dejarte huella a besos.

2 comentarios:

  1. Hola ^^
    Me ha encantado el texto. Me gustó mucho el principio, como explicas el momento del inicio del deseo que luego lleva a la pasión. Pero sobre todo, me gustó el final. Porque es amargo, porque tiene un tinte melancólico de muchas relaciones. De gente que quiere más pero le llega con lo que tiene. Porque, curiosamente, la frase que más me ha llegado ha sido "estaré aquí el tiempo que me deje estar, porque estas sabanas revueltas son para mi el mejor de los remedios."
    Bueno, en definitiva, que siempre me enrollo xD Que me ha gustado mucho ^^
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias!
      La verdad es que si, que me refería a eso, ese tinte de dolor y amor que nos envuelve en una relación así. Lo mejor de escribir son estos comentarios, enserio <3.

      ¡Besitos!

      Eliminar