miércoles, 26 de diciembre de 2012

Tu silla vacía...


He vuelto a recordarte. Hace ya varios meses que te fuiste y aunque no sentí tu perdida en mi día a día, al mirar atrás y recordar estos veranos…
 La televisión a toda pastilla, el olor a comida y tu sombra en la pared, eso es todo lo que quiero recordar. Quiero poder recordar tu sonrisa, tu forma de sentarte, el sonido de tu voz y tu manera de mirarme. Sé que por mucho que mire a mis lados no estarás,  que ya nunca me preguntaras por mis notas, ni me dirás lo guapa y grande que estoy.
Quiero volver a sentir tus manos sobre las mías, y ver tu sonrisa, aquella que decía, “no importa lo que pase, siempre estaré aquí”.
Quiero dejar de soñar que puedes volver a mí, para poder asumir que nunca más lo estarás…
Hoy vuelvo a mirar hacia tu silla vacía, y mil recuerdos cruzan mi mente como si de estrellas fugaces se tratara. Y aunque hay algo que esta vacío dentro de mí, no puedo evitar sonreír ante cada uno de tus recuerdos.

Cuando alguien se va de tu vida, te das cuenta de lo mucho que te importa esa persona y aunque parezca extraño solo te acuerdas de los buenos momentos, los malos los ves como cosas buenas también y las echas de menos, echas de menos hasta las peleas…       

No hay comentarios:

Publicar un comentario