viernes, 28 de diciembre de 2012

Repítelo, por favor


+ Fue culpa tuya, te llevaste todo lo que me importaba.
- ¡Yo no hice nada!
+ Cambiaste (Dice mientras baja la cabeza)
- Todo cambio (Le levanta la cabeza con las manos, para que pueda mirarlo a los ojos)
+ Yo no lo hice, seguía esperándote en la cafetería de la esquina a las 7 y te buscaba con la mirada, hasta que comenzaba a llorar al no verte.
- Lo nuestro nunca acabo, yo… yo…
+ ¿Tu qué? Dijiste que sí, que yo no era nadie para ti, que solo me utilizaste por despecho.
- Cuando paso todo esto… yo era un crío  no sabía lo que quería… y cuando me di cuenta de que sentía algo por ti, tuve miedo. Soy un cobarde.
+ Tienes razón, lo eres. Pero no entiendo que es lo que me quieres decir, has dicho que lo nuestro no ha acabado pero hablas en pasado.
- Ya no más. Te estoy intentado decir que te quiero, que no he podido olvidar tus tortitas quemadas, que echo de menos tu olor a cacharel, que las fiestas no han sido lo mismo sin tu risa y que no ha pasado una sola noche sin que mi cama se acuerde de ti. Te intento decir que he sido un cobarde, y un idiota, que he tardado demasiado y que quiero que me des otra oportunidad.
+ Repítelo, por favor.
- ¿El qué?
+ Repíteme que me quieres, dime que esta vez es de verdad y que es real. Porque ya te perdí una vez y no puedo volver a pasar por ello.
 - ¡Te quiero, te quiero, te quiero! (El chico abre la ventana y grita al viento). ¡Amo a Light Legendre y quiero casarme con ella!
+ (Corre y va tras él, le agarra del cuello de la camisa y le besa) Evan Ashby, solo has necesitado dos años. Respecto a eso de casarnos, si, aunque a mí me basta con que no te vayas de mi lado. Te quiero.

Los besos llenaron la habitación y la ropa fue creando el camino hacia el amor. 

1 comentario: