domingo, 15 de enero de 2012

Sentimientos hondos

Hay veces en las que creemos que por ser nosotros, lo merecemos todo. Que por sentirnos persona tenemos unos derechos, pero como sabes si eres una persona? Como sabes si de verdad lo mereces?
Yo creo que todo tiene un porque, un tal vez y un quizá, solo hace falta tener el valor suficiente como para querer saber la verdad. Todo se puede demostrar de una manera o de otra, tan solo hay que encontrar el modo adecuado, para cada cosa. La amistad se puede demostrar con un abrazo, la felicidad con una sonrisa y el amor con un beso. La tristeza se puede demostrar con una lágrima, la ira con un grito y la inquietud con un movimiento. Todo se puede demostrar, pero hay veces en las que nos da miedo saber el porqué, el tal vez y el quizá. La gente cree que por poseer dos piernas, dos brazos y un poco más de cuerpo, eso ya nos convierte en personas. Pero yo creo que un ser humano se convierte en persona y se siente como tal cuando siente algo, las lagrimas de una mujer al escuchar por vez primera la voz de su bebe, la sonrisa del padre al ver sacar buenas notas a su hija, la felicidad inocente de un niño al  abrir sus regalos de navidad o el sentimiento de estar completo cuando encuentras una nueva amistad. Esas cosas son las que te hacen ser persona, esas cosas son las que se debe recordar siempre, esas cosas son las que crean recuerdos y los recuerdos sonrisas. Son todas esas cosas que no se sienten con la cabeza si no que se sienten por el corazón, algo tan hondo que cinco segundos de sentimiento llena de gozo miles de años. No tenemos derechos por ser humanos, tenemos derecho por ser personas que sienten, y tan solo lo mereces cuando has vivido alguna de esas emociones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario