jueves, 5 de enero de 2012

Primer encuentro

Una tarde lluviosa de abril, un chico está esperando en la parada del autobús, bajo un enorme paraguas negro, cuando de repente llega una chica corriendo porque llueve a cantaros.

La chica llega, se sitúa bajo la parada y se intenta secar un poco el pelo.
- Creo que esto no te vendrá nada mal- dice el chico mientras le extiende un pañuelo morado.
- No, la verdad es que viene muy bien, muchas gracias- dice la chica mientras extiende la más grande de sus sonrisas.
Mientras la chica intenta secarse la cara con el pañuelo.
- Nadie te ha dicho nunca que eres tan bonita… como una flor a la luz del amanecer, con todas sus gotitas de rocío.
La chica se sonroja levemente.
- Nadie me lo había dicho jamás, debo reconocer que esto no me lo esperaba del chico del pañuelo, creía que eras más vergonzoso- dice mientras intenta tapar el rubor de sus mejillas con el pañuelo.
- El chico del pañuelo se llama Miguel, pero no sabe el nombre de la bella flor que lo acompaña, seria la señorita tan amable de poder concederme el placer de saber quién es la chica de la lluvia?
- Creo que es un trato justo, soy Emily- dice mientras se acerca para presentarse formalmente con dos besos.

Miguel gira la cara en el último momento y besa a Emily en los labios, la otra sorprendida, no se aparta, realmente en chico era guapo, y caballeroso, ella se siente totalmente atraída hacia él, y antes de poder darse cuenta sus dedos ya están enredados con los cabellos de él.
El sonido del autobús, los saca del mundo del amor, los dos suben, sin tan siquiera mirar cual era, se sientan y van hablando todo el camino.


El amor puede surgir en el momento más inesperado y con la persona que menos creías. El amor consiste en conocer una persona y construir todo tu mundo a su alrededor. El amor consiste en unir dos corazones en un solo latido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario