miércoles, 30 de diciembre de 2015

Hola, ¿te acuerdas de mi? - Megan Maxwell

Título original: Hola, ¿te acuerdas de mi?
Autor: Megan Maxwell
Editorial: Esencia
Saga: Autoconclusivo
Paginas: 480
Año: 2015
Precio: 15.90

Sinopsis:
Alana es una periodista independiente que se refugia en su profesión porque es muy escéptica en cuestiones de amor.
Un día, la revista para la que trabaja le encarga un reportaje en Nueva York, y allí, los caprichos del destino harán que conozca a Joel Parker, un atractivo norteamericano. Sin em­bargo, cuando Alana descubre que es capitán de la primera división de Marines del ejército de Estados Unidos, huye de él sin mediar palabra. Incapaz de entender la reacción de Alana, el capitán Parker hace todo lo posible por comprenderla, hasta que descubre que el padre de la joven fue, como él, militar americano.
Sin proponérselo y casi sin quererlo, Alana encontrará en Joel esa clase de amor especial e irrepetible del que su madre siempre le había hablado. Pero se topará también con una dolorosa parte de su pasado que nunca conoció y que su madre jamás pudo olvidar: su padre.

Opinión personal:
Después de meses sin leer nada que yo hubiera escogido, por lo que he cogido el libro con unas ganas que no eran ni normales.. Así que en apenas unas días lo he devorado.
Hace unos meses, asistí a la presentación de esta misma novela en Barcelona, y me enamoré antes de leerlo. Saber que la historia que iba a leer estaba basada en hechos reales, y que relataba la historia de amor entre sus padres, me conmovió y pedía a gritos mi atención.

La novela empieza en 1960, cuando Carmen y Loli, dos jóvenes españolas deciden marcharse a Alemania en busca de un futuro algo más prometedor del que les espera en España, y ciertamente lo encuentran. Ambas conocen a Teresa y Renata, dos mujeres que se harán amigas de las hermanas durante su estancia allí.
Meses después de estar allí, las chicas conocen a unos americanos de los que, que pese a las advertencias de Renata, se enamoran perdidamente. Pero la guerra comienza a estallar por diferentes partes del mundo y como buenos soldados deben acudir cuando son llamados, por lo que terminan separándose...
35 años después, la historia continua en Alana, una joven periodista que debe viajar a Nueva York para un reportaje para la revista donde trabaja y allí conoce a un joven marine del que sin querer se enamora.

Los personajes como acostumbran a ser en todas las novelas de Megan, te van robando el corazón poco a poco hasta que cuando quieres darte cuenta estas completamente enamorada.
Alana es una joven fuerte e independiente que por culpa de sus circunstancias pasó por mucho y no ha podido hacer otra cosa que forjarse un duro corazón de acero para que nadie pueda hacerle daño.
Isa, que es el personaje secundario, me encantó. Es una chica alegre y divertida, que no deja que la situación la hunda y siempre está dispuesta a ayudar.
Los chicos son un amor, aunque Joel me parece más prototipo que Teddy, por una cuestión de mostrar defectos.

Respecto a la historia, hay veces en las que la trama se hace algo repetitiva, porque la segunda parte de la novela es prácticamente igual a la primera, por lo que es como volver a leer lo que ya habías leído antes, aún así hay pequeños matices que hacen que la historia sea diferente.
Se hace muy amena y rápida de leer, por lo que viene genial para desconectar, y a mi me ha gustado mucho.
Una de las cosas que hacen esta novela diferente al resto de la autora es el hecho de que desde el momento en que cae en tus manos sabes que esta basada en hechos reales y eso la hace especial a su manera.

En resumen, que es una novela que recomiendo, que se hace amena y nos ayuda a desconectar, que siempre viene bien y más acabando las épocas de exámenes.
Y el hecho de ser una historia real la hace especial a su manera.
Totalmente recomendada.

Mi puntuación es de 4/5

~Gracias a la editorial por el ejemplar~

1 comentario:

  1. Yo no lo he leído, pero tampoco he leído nada aún de esta autora, y empezaría con otro que tengo en casa.

    bsos!

    ResponderEliminar