sábado, 16 de febrero de 2013

¿Le ves?


      - ¿Le ves? El chico de azul, el de la sonrisa perfecta. Si, si, ese que te mira y se te derrite el corazón, el que tiene tres lunares detrás de la oreja y una goma del pelo en la muñeca. (le digo a mi amiga) 
- Es imposible no verlo.
- Ese es el chico que me gusta, el chico que consigue sacarme una sonrisa de cualquier tontería.
- ¡Está como un queso!
- Sí, eso es lo que todas veis en él, no digo que no sea verdad pero cuando yo lo miro, veo mucho más. Veo esos ojos verdes como el bosque en verano, veo esas manos fuertes pero dulces y veo esos labios, esas mejillas sonrojadas…
- Sí que te ha dado fuerte, ¿no?    
- Es que cuando lo veo se para mi mundo, él es mi ángel caído.
(Corro como si no hubiera mañana y salto a sus brazos, besándole y abrazándole)


- ¿Soy tu ángel caído?
- ¿No sabes que es de mala educación escuchar conversaciones ajenas? (Le digo al oído, mientras le muerdo suavemente la oreja, él sonríe)
- Quizá sea tu ángel caído y haya caído del cielo, pero caí enamorado de ti.
- Te quiero, Jev. Siempre. (digo entrelazando mi mano a la suya)
- Siempre, Nora, no lo dudes. (dice dando un suave apretón a nuestras manos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario