Un 14 de febrero

14 de febrero.
Una fecha más para mi, un día único para otros. Hay personas que deciden que seria épico abandonarlo todo en una fecha señalada como esta. Y otros encuentran en unos simples dígitos esa fuerza que les faltaba.
Hoy más bien ahora, me gustaría contaros una historia, una historia real, con sentimientos reales y situaciones verdaderas.
Alexandra iba caminando como cada mañana cuando vio a dos amigos cerca de ella. Se acerco para saludarlos y darles dos besos.  Mientras hablaban alguien la cogió por la espalda y le dio un cálido abrazo, Alexandra sin poder evitarlo se le ilumino la cara y una amplia sonrisa lleno su cara. Al girarse le vio y todo su mundo se paralizo. Esos ojos azules no dejaban de mirarla con aquella intensidad que tanto le gustaba y asustaba a la vez. Todo era especial. 

Él sentía miedo, miedo de perderla.

Unas conversaciones, unas miradas y unos abrazos. Tan poco y tanto sentimiento...

No hacen falta meses, ni tampoco años para enamorarse de un corazón sincero. Tan solo hace falta querer amar con fuerza y no dejar escapar algo tan bonito.
Nada será perfecto, ni será para siempre, pero debes saber que el tiempo que dure será verdadero. 

Comentarios