domingo, 5 de octubre de 2014

Juntos se matan y separados se mueren.

Ese era el momento del beso. Lo sabes ahora, cuando ya es muy tarde.
Cortinas de agua alrededor, esa vieja canción sonando una y otra vez, y las luces de su coche a lo lejos. ¿Que te lo impidió?
Y es que ella se muere por cada una de esas sonrisas rotas, y él suspira por cada abrazo de media tarde. Y es que son ellos y nadie más. Siempre juntos, siempre separados por el hielo.
El miedo de una última vez, de una lágrima mas, y tal vez el de que sea algo más que un juego.
Son niños, jugando a las escondidas, riendo ante las caídas e intentándolo una vez más.
Un adiós es un: Hasta mañana, un "te odio" es un: No te dejo mi pelota, y ese "Ya no eres mi amigo" es un: No puedo vivir sin ti..
Pero ya no son niños, que las heridas ya no se curan con un beso de mamá, y los sentimientos no son claros.
Y ese momento, era único, pero nada merece la pena si pone en riesgo esa promesa de un mañana. Porque juntos se matan y separados se mueren.

5 comentarios:

  1. uuff Nati que precioso, y justo en este momento que estoy me ha encantado <3
    besazos

    ResponderEliminar
  2. Precioso. Muy poético y bien estructurado.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Cuando los libros cobran vida19 de octubre de 2014, 20:39

    Me encanta besetes

    ResponderEliminar