domingo, 13 de mayo de 2012

Enamorarse es volver a ser un niño


El amor es como retroceder en el tiempo y volver a tener 5 años. Lloras, juegas, ríes, corres, pero sobre todo eres feliz. Enamorarse es como ir a comprar un juguete nuevo, miles te gustaran pero solo uno te llegara a enamorar tanto como para comprarlo. Enamorarse es como jugar a buscar el palo en la piscina, te lanzas sin pensar y lo buscas desesperadamente hasta encontrarlo. Enamorarse es como un libro, deseas empezarlo pero odias terminarlo.
Enamorarse es caer, corregir y volver a caer, llorar, sonreír y volver a llorar, perdonar, odias y volver a perdonar. El corazón no entiende de etiquetas, razas o personas, simplemente busca y encuentra. Puedes odiarlo y maldecirlo, pero él siempre estará presente. Siempre habrá algo que te importara y te hará recapacitar y ponerte a pensar. Por mucho que te duela no podrás renunciar a él, porque está en todas las cosas hermosas que llenan nuestro mundo, desde una rosa a un dulce perfume. Ama, vive, sonríe, enamórate y después desenamórate y llora por lo que has perdido, solo así podrás decir que has vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario